Especial informativo | Mayo 2013

Aportantes D según la Ley 1429 de 2010 y el pago de parafiscales de acuerdo la Ley 1607 de 2012

Ante los cambios que la Resolución 1300 de 2013 plantea en la forma de gestionar la Planilla Integrada de Liquidación de Aportes (PILA), es importante tener presente a quienes beneficia y sobre cuáles condiciones lo hace.

Compartir

De acuerdo con la Ley 1429 de 2010 y el Decreto 545 de 2011, el Gobierno Nacional definió las características de aquellas empresas que con el propósito de motivar la creación de empleo, se podrían ver beneficiadas con una figura que ayudaría a alivianar las cargas de su nómina dentro de los primeros años de existencia, como lo es la reducción en el costo correspondiente a parafiscales. Son definidas como aportantes clase D.

 

Para acceder a dicho beneficio, estas empresas deberían contar con menos de cincuenta empleados y el valor de sus activos no podría ser superior a los 5.000 salarios mínimos legales mensuales vigentes. Las mencionadas condiciones deberían ser manifestadas por la empresa bajo gravedad de juramento en el momento de su registro en la Cámara de Comercio de su jurisdicción.

 

Entre otras particularidades, estas empresas llevarían a cabo el pago de aportes parafiscales a SENA, ICBF y Caja de Compensación Familiar de manera progresiva durante cinco años, donde el primer y segundo año pagarían 0% de la tarifa normal o plena, 25% de dicha tarifa en el tercer año, 50% en el cuarto, 75% en el quinto.

 

Con lo determinado en la Resolución 1300 de 2013, estas empresas podrán acogerse al beneficio de exoneración de parafiscales, así como también podrán optar por el pago completo a Caja de Compensación Familiar con el fin de acceder a todos los servicios que ellas prestan y así favorecer a sus empleados quienes al final, son los directos amparados por la compensación.

 

Es importante resaltar que el Decreto 862 de 2013 establece la exención de parafiscales a partir del 1 de mayo del año en curso, es decir que los cambios en las planillas deben verse reflejados a partir del periodo Junio de 2013.

 

 

 

Exoneración de pago de parafiscales destinados a SENA e ICBF de acuerdo a la ley 1607 de 2012

Con la Reforma Tributaria impulsada por el gobierno en el año inmediatamente anterior, la intención del ejecutivo fue buscar los mecanismos que permitieran a las empresas bajar sus costos nominales para así poder abrir la puerta a nuevas contrataciones y por ende contribuir a mejorar el índice de desempleo del país.

 

Fue así como se propuso la exención del pago de parafiscales por cada cotizante cuyo sueldo no excediera el equivalente a diez salarios mínimos legales mensuales vigentes para el año 2013, es decir cinco millones ochocientos noventa y cinco mil pesos.

 

La medida que es opcional para las empresas que decidan acogerse al beneficio, no busca ir en detrimento de los ingresos del Instituto de Bienestar Familiar Colombiano (ICBF) como tampoco del SENA (Servicio Nacional de Aprendizaje) ya que del habitual Impuesto a la Renta sería destinado un porcentaje para dichas entidades. De dicho tributo que correspondía al 33% de las utilidades de las empresas, ellas pagarán el 25% a su destino regular y el 9% restante (hasta el año 2015 a partir del cual será el 8%) se destinará al pago de la Contribución Empresarial para la Equidad (CREE), el cual se constiuye en el mecanismo de financiación que solventará lo que la nación deje de recibir por concepto de los mencionados parafiscales.

 

Es importante tener en cuenta que de acuerdo a la Ley 1607 de 2012, los aportes a Salud también se verán reducidos desde el 1 de enero de 2014, cuando se haga efectiva la exensión del porcentaje que le corresponde al empleador (8%) manteniendo el actual 4% por el cual debe responder el empleado.